Peter de Langen: +31 (0) 6 11 76 88 77

0

Precios de transbordo por las autoridades portuarias

COMENTARIO: ¿Cómo pueden explicarse mejor las estructuras de los precios en los puertos? ¿Se basan en una trayectoria histórica específica en cada puerto? ¿O están basadas en una lógica económica? Pregunta Peter de Langen.
La variedad de estructuras de precios es enorme. Por ejemplo, una cantidad sustancial de precios son pagados por las navieras en Sudáfrica, al contrario de lo que pasa en la mayoría de los otros países. En Singapur, la práctica totalidad de los ingresos provienen de las tasas portuarias y prácticamente ninguno del alquiler o de cargos a las navieras. Lo contrario es cierto en muchos puertos de Estados Unidos y Canadá; aquí, la mayoría de los ingresos provienen de los acuerdos de arrendamiento. Esto nos sugiere que la “historia” puede jugar un papel importante.
Los precios pueden ser diseñados, tradicionalmente, desde una lógica administrativa y, en algunos casos, incluso ser percibidos como una especie de impuesto y no como un precio por un servicio. En tal situación, enormes diferencias en las estructuras de precios pueden persistir.
La recuperación de un cierto rango de costos (operativos y, en cierta medida, de inversión) a menudo pueden ser el objetivo más importante. Esto implica que la fijación de precios no siempre se basa en una lógica económica. En tales casos, el cambio de las estructuras de fijación de precios puede ser atractivo.
Este tema es relevante para las autoridades portuarias que buscan valorar (y obtener ingresos) de los transbordos. La lógica administrativa consideraría “un buque como un buque” y no de manera diferente en función de si la carga que llevan es para transbordo en el puerto o no.
Desde una lógica económica o comercial, puede tener sentido diferenciarse mediante el precio más bajo ofrecido al segmento de mercado con precios más sensibles. En muchos puertos, la carga de transbordo (contenedores, pero también petróleo e incluso granel) es la más sensible a los precios. Por otra parte, los flujos de transbordo generan “doble” derechos portuarios, ya que entran y salen del puerto por barco.
Por lo tanto, parece que valdría la pena aplicar precios especiales para el transbordo. De hecho, varias autoridades portuarias tienen tales precios especiales para el transbordo. Como referencia, la mayoría de los aeropuertos también tienen precios más bajos para los pasajeros en tránsito.
Dos preguntas permanecen: ¿por qué no todas las autoridades portuarias han desarrollado tales estructuras de precios? Y para aquellas autoridades portuarias que tienen precios especiales para el transbordo, ¿han desarrollado estructuras de precios históricamente “ajustadas” o realmente han desarrollado una nueva fijación de precios?